Guía del Cazador

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cazadores


Desde que el mundo es mundo la humanidad ha tomado su evolución y existencia en gran parte por la caza. Al principio era para sobrevivir, para poder adquirir el alimento deseado para las familias y las pieles para protegerse del frío. Luego se convirtió en un deporte, una forma de acallar la sed de sangre innata en el ser humano. Y hasta ahora siempre ha sido así, aunque hay otro tipo de caza en el mundo dedicada de nuevo a la supervivencia de la humanidad. Los cuentos de terror y las leyendas que tuvieron antaño objetivo de prevenir a los niños sobre los peligros que acechan en la oscuridad resultaron no ser tan imposibles de imaginar. El mundo es oscuro y sus sombras y raíces escupen criaturas sanguinarias que buscan sobre todo devorar al ser humano. Solo unos cuantos tienen el valor de emprender este tipo de caza, pues siempre es una constante supervivencia día a día, esperando que el sol se alce de nuevo sobre sus cabezas y que estas sigan sobre sus hombros.

Son pues, los Cazadores quienes protegen al resto del mundo de la oscuridad.

CLASES DE CAZADOR
Cada cazador es tan diferente como las mismas personas. Todos tienen sus métodos y su forma de actuar. Cada uno tiene sus motivos por cazar ya sea por venganza, por deporte, de forma altruista…

Sus métodos, al igual que sus usuarios son muy diversos y variados. Unos optan por el uso de trampas cuidadosamente escondidas, preparadas cada una para inmovilizar, hacer daño u otros fines. Otros son más bravos y se encuentran cara a cara con el peligro, armados hasta los dientes con instrumentos que podrían rallar hasta la fantasía medieval. Los más amorales prefieren usar cebo vivo.

Sus clases sociales son variadas, pero normalmente tienden a ser de clase media baja, debido a que son casi nómadas y van de una ciudad a otra, de una región a otra buscando sus presas. Algunos prefieren establecer su coto de caza y por ello afanan grandes fortunas para obtener su refugio y sus instrumentos de caza. Se sabe de algunos lores y nobles que en sus días fueron cazadores, pero mantienen su sino en el anonimato, pues ser un rostro público es nefasto para un cazador.

ARSENAL DEL CAZADOR
Un cazador no es nada sin un buen arsenal que respalde sus acciones. Frente a la potencia de ataque y el peligro que suponen los seres sobrenaturales las armas convencionales y de uso cotidiano por la milicia o los rufianes no es suficiente para sobrevivir. Muchos de los cazadores recurren a diseños característicos para perseguir a ciertas criaturas, como por ejemplo el material con que está hecho el arma o su forma y peso.

Eso por parte de las armas blancas, pues las de fuego aunque potentes carecen de la cadencia suficiente para poder dar caza a la presa. Normalmente dichas armas de fuego se usan para rematar o empezar la cacería, y de este modo dar muerte o debilitar al ser oscuro. Los cazadores con más contactos pueden hacer pedidos especiales para obtener armas de fuego de una potencia mayor o con balas cubiertas o rellenas de substancias diversas.

LA SOCIEDAD DEL CAZADOR
Pese a ser un trabajo nómada siempre hay alguien que paga a los cazadores por su trabajo. Normalmente estos trabajos les llegan desde el maestro del refugio del cazador en la ciudad (siendo La Funeraria en París) y dichos trabajos llegan desde diversos puntos de la ciudad o la región. Todo cazador que necesite trabajo debe pasar por le refugio para presentar sus respetos ante el maestro y pedir por un trabajo.

Todos estos trabajos conllevan dos pagas, una llegada por parte del afectado y la otra por parte del mismo maestro, dependiendo del buen trabajo que haya hecho el cazador para con la presa.

Hay cazadores que prefieren trabajar en grupo, y otros que lo hacen en solitario. No hay leyes para estos humanos que se arriesgan todos los días ante una muerte prematura, por lo que tampoco tienen un deber que cumplir para con otros que no sea el de su propia moral de cazador. Nunca pedirán ayuda o aceptarán tratos de criaturas oscuras, pero si lo harán de otros cazadores, según el objetivo del cazador.

EL TRATADO DE LA PLUMA Y ESPADA
Tras muchos enfrentamientos verbales entre los cazadores y los miembros de la Talamasca, en 1801 se firmó un tratado entre dichas sociedades llamado “El tratado de la Pluma y Espada”, con el cual los cazadores y la sociedad Talamasca unirían sus conocimientos para beneficio mutuo. La Talamasca ofrecería sus conocimientos sobrenaturales a los cazadores para que estos pudieran sobrevivir en sus enfrentamientos y ser conocedores más hábiles de pequeños detalles que se les escapan de sus presas.
Por su lado, los cazadores prometieron llevar los restos de sus cacerías a la Talamasca para que estos pudieran estudiarlas. Además, la Talamasca presentó una lista de criaturas específicas que no debían ser cazadas ni dadas de muerte.

Ese fue el tratado y sus cláusulas, y todo cazador o miembro de la Talamasca debe respetar este tratado.

Rango de prueba
avatar
Rango de prueba

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 06/05/2011
Datos importantes : [FICHA] [RELACIONES] [MI CUADERNO] [MI BAÚL]

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

Guía del Cazador



Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.