Tatsuya Hashida.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tatsuya Hashida.

Mensaje por Tatsuya Hashida el Vie 5 Dic - 5:09


   

   
Demonio ❧ Demonio de la destrucción ❧ Mayordomo personal ❧ Burguesía
Tatsuya Hashida


   
DEMONIO

   NOMBRE: Mefistófeles. También conocido como: Mefostófiles, Mefisto o Mefiz-Tofel.
   JERARQUÍA: Ojos blancos
   PREFERENCIAS SEXUALES: Bisexual
   ANTIGÜEDAD: Indefinida, supone estar desde de la rebelión contra dios.
   REPRESENTACIÓN: Soberbia

   

  • NUMERO DE VECES QUE HA SIDO INVOCADO: 5.060 veces
       
  • NÚMERO DE DESEOS CONCEDIDOS: 2.340.000
       
  • NÚMERO DE ALMAS LLEVADAS AL INFIERNO: 3.916.900
       
  • ¿CUÁNTAS VECES HA SIDO EXORCIZADO?: 260 veces
       


   
APARIENCIA FÍSICA DEL RECIPIENTE

   CABELLO: Una envidiable y preciosa cabellera de un acentuado castaño, donde a la luz expresan sedosidad. Cortos y finos, a veces se oscurecen; a veces se aclaran y vuelan con el viento, culpa de tener siempre el cabello fácil de domar. Por lo general empata con él. Una lacia melena en el que se le verá con un corte cerquillo o simplemente, un dócil y alborotado peinado. Dispondrán un aroma a rosas, fusionado con un delicioso olor a uva, aguacate y bambú, gracias a dedicar su tiempo en cuidar las hebras de manera mañosa. Claro, al tacto, se podrá rememorar el pelaje de un animal.

   OJOS: La primera palabra que a alguien se le podría ocurrir al verlos es: rasgados, mostrando una auténtica identidad asiática que lo diferencia de los occidentales y los europeos. Penetrantes, de color café, podría matarte con ellos si quisiera. Verlos e intentar analizarlos es una mala idea, ya que, te pierdes en la profundidad de estos, conviertiéndose en dos estacas de hielos que esperan incrustarse en los tuyos para escudriñarte.  Su mirada varía de humor, más es difícil saberlo por la brillante sonrisa en sus labios que dejan relucir, una hilera de perfectos dientes blancos.  También generan confianza inmediata y ciega a los pobres mortales cuando notan aquella sonriente visión chocolatada.  

   TIPO DE PIEL:  Tez clara, y nívea. Limpia y de cutis perfecta. Una piel bien cuidada que al sentirla es delicada, dando una sensación de calidez. Se ha permitido cuidarla, gracias a plantas como: aloe vera y baba de caracol, generando como resultado lo que algunos denominan: piel de bebe.

   COMPLEXIÓN: De complexión atlética y esbelta, sin embargo, su cuerpo le permite moverse ágil y suelto e ideal para luchas cuerpo a cuerpo.

   ALTURA:
De altura perfecta, ni es demasiado alto, ni tampoco suficientemente bajo. Pudiendo alcanzar la altura de 1.71 metros

   ROPAJES: Se le puede en vestimentas de cromática oscura, sin dejar de lado otras gamas de colores que pueden combinar perfectamente en su estilo pero, el negro siempre estará a su favor cada vez que lleva un humilde esmoquín (hecho de la más fina y cara tela de oveja), camisas blancas, zapatos oscuros y guantes a la par. De aire bohemio pero sin deshacerse de la elegancia personal. A veces tiende a seguir modas procedentes de lugares exóticos u occidentales, probar, mezclar y sentirse un revolucionario de la moda en su propio mundo. Él es único y como tal, debe vestir según sus propias reglas. Fresco e innovador. En climas fríos, recurre a un largo abrigo, siempre dispuesto a permanecer en las modas victorianas de toda europa.

Tambien lleva un reloj de bolsillo hecho de plata, éste que solo puede ser llevado por el líder de los sirvientes. Se le ha visto en kimonos pocas veces aún siendo un japonés, no obstante, usualmente lo confunden con un noble antes de pensar que es un sirviente de la familia real China.

   CARACTERÍSTICA QUE DISTINGA LA POSESIÓN: Eventualmente usa guantes blancos para ocultar la evidencia más escandalosa: sus uñas negras.  Y aparentemente, la cicatriz que mantenía su recipiente por un intento fallido de suicidio, ubicado en el abdomen, ha sido "milagrosamente" curada.

   
EL RECIPIENTE

   NOMBRE: Tatsuya
   APELLIDO: Hashida
   EDAD: 28 años (3 de Agosto).
   LUGAR DE ORIGEN: Hokkaidō, Japón.
   GENERO: Hombre

   
Personalidad

Los humanos no pueden resistirse a la tentación. Cuando se han sumergido en lo más profundo de una desesperación idéntica al infierno, se aferran a cualquier cosa que les ayude a escapar de la situación en la que están, sin importar en qué clase de telaraña se enreden… Ni el tipo de personas que sean.

¿Qué quieres conocer a Tatsuya en profundidad?, imposible… Sería todo un reto, pues éste hombre guarda recelosamente consigo valiosa información que relata, una psiquis laberíntica. Atrévete a descubrirlo, devorarte será un placer y adentrarse a ella, es ingresar al mismísimo averno del Hades, esperándote silencioso; aguardando por ti para succionar tu alma con aquél par de gemas marrones. A menudo se muestra como alguien calmado y muchos de su estirpe, lo respetan.  Y pese a ser realmente carismático, es aislado, selectivo y detallista. Fascinante y engatusador. Todo un señor del caos y las tentaciones con una honestidad mortífera. Sin embargo, tiene facetas o caras que oculta su ser según en la situación en la que esté, como si de una tabla de colores se tratase para poder pintar.  

Para hablar de él mismo necesitaríamos varios libros a mano para entender de lo que habla. Su particular forma de expresarse es una burla sutil tras otra, un arma mordaz que lo vuelven en un comediante satírico y poco benévolo. Cada palabra que emita de su boca podría salir ironías puras al mejor estilo poeta maldito; Un Baudelaire y el mismo Ares que esparce, la semilla del mal en el entorno. El veneno letal que yace en sus entrañas, sale a la superficie al sentir un cosquilleo inevitable de querer plasmar su crítica despectiva e igual de lógica. Tan dolorosas que perforarán tu cráneo sin ninguna clase de escrúpulo.

No será piadoso si tropiezas pero pretenderá extender la mano en pos de una fachada simpática que se hace, confusa de apreciar. Algo que lo transforma en la peor de las bestias, un antagónico intelectual que se esconde detrás de una fachada de impoluta cortesía y educación, mientras, aquella extravagancia en su aura lo abriga tenuemente. En él una chispa de un ideal de disfrutar las tragedias humanas, queriendo satisfacer ése hambre voraz que cae en una glotonería inminente. Ser más, crecer y escalar demasiado alto para convertirse en una estrella inalcanzable que brilla en el cenit en tanto vislumbra desde una altura prominente, una muchedumbre inquieta y desordenada. Aquello, sólo logra arrancarle de sus labios una sonrisa ladina y soberbia. Reflejando una altivez demasiado oculta, mero humo que no permite visualizar del todo bien lo que sucede detrás de su máscara.

Aquella inmunda soberanía tirana, y su perfeccionismo decadente, te hacen querer acusarlo con un dedo y gritar vociferante, las palabras más crueles que tus labios jamás han tenido la oportunidad de decir. Pero no te preocupes, será el verdugo y lidiará con tu agonía, buscará mil y un maneras de hacerte morir, torturar y experimentar para retomar una época medieval, e igual de oscura. Lenta o rápida, te hará ése humilde favor mientras duré la noche. Danzar macabramente con su guadaña, siendo una parca en la espera de cosechar. Machacar y cercenar, alimentar a criaturas depredadoras para darse el capricho impuro de verte agonizar. ¡Oh! Sí, adora ése desgarrador sonido que rompen los tímpanos más fuertes y sacuden las mentes más frágiles. El mal que él ejerce es refinado, frío y racional, con una abrumadora oratoria que esclarece poderosamente a los hombres en cuanto a justicia se refiere.

La magnificencia de Tatsuya es incuestionable. Misterios que lo rodean pueden ocasionar desesperación en cualquiera que pretenda conocerlo, muchas preguntas y pocas respuestas. Serán confusas, desconcertantes e irremediablemente verídicas. Lo tachan inmediatamente de excelente servidor, y dicen que las apariencias engañan, ¿hasta que grado podemos volverlo nítido en él? Con un gusto exigente de opulencia, todo tiene que ser perfecto. De ideas supremas, rayando a lo imposible y lo absurdo, como también poco ortodoxo en lo que se trata de experimentar. ¡Ah!, pero vale la pena encontrar y escarbar demasiado profundo hasta conseguir lo que uno quiere. ¿Y que gana con ello más que suplir un vacío?, ¿más que llenar un existencialismo que cae en lo ridículo? ¿Él sabrá realmente el significado de “perfección”? No es más que un término del cual describe algo que nosotros no podemos llegar a explicar del todo: ¿Qué es perfección? Parece ser una simple palabra, pero es más compleja de lo que se puede decir.

¿En verdad es perfecto aquello que ha sido corrompido?, ¿realmente es despampanante aquello que llena nuestros ojos pero que luego al ser juzgado se torna aberrante? Es una ilusión de lo que nuestro consciente quiere, un sueño, nada más. ¿Una madre dando de mamar a su hijo es capaz de demostrar perfección?, preguntó; Por supuesto, para un padre lo es, una escena perfecta de madre e hijo digna de retratar incluso, por los pintores que al verlo refuerzan su musa inspiradora. ¿Es perfecto una flor saliendo de su capullo?, ¿cómo decir no a esto?, ¿Cómo decirlo cuando es una idea alegórica de lo que representa la vida y la belleza efímera de una mujer? Esto ya se trata de simbolismos. Porque la perfección no se queda con una sola visión. Un significado absoluto y abstracto que retrata muchos puntos de vista. Él conserva un significado propio pero que al mismo tiempo, lo alimenta. Orgulloso, vanidoso sin caer en lo odioso, pues todos le aman al hacerse amar. Peligroso cuando pretende serlo y un filántropo, ¿o misántropo?, puro que irradia un aura de extravagancia.

Yo sólo soy un simple mayordomo

¿Quién podría dudar de un mero mayordomo que sólo ejerce su profesión de forma espléndida pese a haber nacido para ir en contra de un sistema regido por leyes cósmicas? Todo se le atribuye a una extraña apreciación de interpretar papeles, como si se tratara de un metódico actor, estudiando de lo que necesita para salirse con la suya. Una genialidad del cual se beneficia, tejiendo minuciosamente una tela de araña demasiado fina e invisible con tal de atraparte en sus redes. Él puede ser un vagabundo pidiendo limosnas en la avenida hasta, un magnífico arlequín columpiándose de un lado a otro. ¿Qué papel es capaz de adoptar con tal de seguirte incluso en tus sueños más apacibles? Labios silenciosos, la mirada golosa que abarca el mundo en su esplendor más corrupto, y aquella amistosa expresión que supone socializar con quién sea.  

¿Y qué quiere él?, ¿dinero? No. La considera basura. Papeles inútiles que no hacen más que aventurar al hombre a sentirse poderoso. ¿Amor?, ¿qué es eso más que un cutre sentimiento barato que une a dos personas? ¿Sexo desenfrenado?, no es más que un juego de a dos, incitados por los instintos bajos y más primitivos con el ideal de llegar sentir el grado más alto de placer. Que desperdicio de tiempo. Diría. Pero tal vez un recurso favorable cuando hay que recaudar información justa y necesaria. Endulzando a los desamparados y escarbando a fondo, lo que ha de necesitar con urgencia. ¿Poder?, ¿para que quiere más del que ya tiene? Que estupidez. Mejor ser la sombra escurridiza antes que el tieso sol inmóvil, ¿no, Tatsuya? Una idea morbosa que yace en sus pensamientos más perversos… ¿Por qué? Ten en cuenta esto:  

El sol brilla y quema. Todos pueden observar cuan lejos está, conocen su forma, saben su posición como también a qué hora se esconde y a qué hora sale. ¿La sombra?... Nunca sabes hasta cuando parará de perseguirte, siempre un paso detrás o uno adelante, debajo de ti y con frecuencia: la ignoras, casi no te das cuenta que allí está pero sabes muy bien que puede quitarte el sueño en un juego de tensión psicológica. Es su favorita.  Atormentar vidas, volverse la pesadilla y el monstruo que vive debajo de tu cama. Hostigar día y noche al grado de volverse, un mísero antagonista en tu historia. No lo incites, porque es seguro que él será capaz de todo para dejarte en la misma nada. Sólo tú y tu alma que cae en la auténtica distimia. ¿Volverte loco?, quizás sea el término correcto. La manta de la locura de la cual, el demonio te dará para que te abrigues.

Curiosidades:
—Es un amante incorregible de los gatos (preferentemente los negros), los únicos en los que se escapan del analisis del castaño al no poder leer con precisión los sentimientos de los felinos. Dice además, que ésta emoción es indescriptible para él.
—Mantiene un trato actualmente con una bruja de nombre Ming Li. Es mayordomo de la misma también, sirviéndole sus órdenes tras "pretender dar sus servicios" con ésta. La realidad, es totalmente diferente a lo que uno puede creer. ¿Quién será el títere y quién, el titiritero?
—El significado de la frase (de la imagen) es un juego de palabras ya que, el japonés dice a menudo: "Watashi wa akuma de shitsuji desu kara". cada vez que admiran su trabajo. Por otra parte, akuma de significa solamente y akuma signifca demonio. Por esta razón dice aquella parte con énfasis y decir abiertamente sin alarmar a nadie: "Yo sólo soy un simple mayordomo (y también un demonio)."
—En lo largo de su demoniaca vida, ha imitado a la perfección y aprendido a mostrar ciertas emociones humanas aunque en realidad, es frío e indiferente. Sin embargo, sólo ha llorado una vez.
—Tiene un sentimiento de aversión a toda raza que se crea mejor que la suya.
—Te puede decir fielmente que no existe un infierno, porque el infierno está en todas partes.

   
HISTORIA DE LA POSESIÓN Y LA PROPIA DEL DEMONIO

I've been waiting in the shadows for your soul

Por favor, siéntase cómodo. ¿Desea una taza de té?, ésta noche la casa sirve té blanco… ¡Ah! Que manía tenéis los humanos de sentiros como reyes. No son nada, más que feroces bestias. Las peores del planeta, con sus jerarquías que giran en una constante rueca de desigualdad. El pez grande se come al más pequeño… ¡Quién lo diría!, usando las leyes universales de la naturaleza para excusar quién tiene más. ¿Curioso, no? Pero no estoy aquí para hablaros de la imperfecta vida humana.

¿Qué soy yo?, ¿un vampiro? Déjame esfumar ésas estúpidas dudas pues, aquellos inmortales nocturnos no son más que humanos que ascendieron. Contagiados por una pagana enfermedad pero, extrañamente milagrosa. Os odio. Son una peste y una vergüenza. ¿Os creéis dioses? ¡Ja! No sois más que una plaga sucia y depredadora. Los dioses necesitan de seguidores, sacrificios, alabanzas dignas de reyes, ¿y ustedes que reciben? Gritos de socorro y hostilidad para alimentar sus vacías almas. También han de precisar la sangre para seguir deambulando por el limbo entre la vida y la muerte, ¿no os da pena? A mí, me dan ganas de reír a carcajadas. ¿Acaso seré un licántropo? ¡No, no! No me comparéis con un canino. Se desprecian a sí mismos y por más que corran de su maldición: ella les alcanza primero. ¿Tal vez algo más allá de la comprensión racional bíblica? ¿Quién lo niega?

Mefistófeles. Ése es mi nombre. Pronunciaros bien, recordadlo porque es lo último que dirán si se atreven a jugar con fuego. Sus húmedas lenguas serán los adornos de la sala, sus pieles se volverán mis papiros; la sangre que derramen, la copa de mi vino y sus almas… ¡Oh sus almas!, mis preciosos trofeos. Conocido en el mundo literario por mis andanzas pero escasamente revelador en manuscritos religiosos. Sólo unos pocos han de saber quién soy, tan escondido bajo la piedra que me jacto de mi noble máscara. ¿Más de mí? Nací como todos, bajo la mano del Todopoderoso y seducido por la idea del primer rebelde. Los escritos clásicos del universo fáustico me revelaron, ¡si tan sólo aquellos pobres desdichados hubieran mantenido silencio! Soy renacentista, ¿qué os puedo decir? Pues, mi imagen nació en el foclore alemán, tanto en la literatura como el arte y la música de la época. Pero os cuento que en verdad, conocí en persona al Doctor Fausto. Un pobre infeliz, un insatisfecho que quería gozar de más… ¡Y más! ¿Por qué he de haberme negado? Sus deseos son órdenes, señor. Como el genio de la lámpara que chasquea los dedos y concede todo tipo de placer mundano.

Os iluminaría con mi longeva vida que ha mutado de piel en piel como un reptil rastrero, admirando más allá del viejo mundo y siendo enriquecido por las maravillosas culturas que se asoman en otros horizontes; Empero, el tiempo es corto y debo mandados a mi señora, temo inquietar su paciencia. Así que os llevaré al período de cuando conocí al joven, Tatsuya Hashida. Impoluto, servidor y suave. Demasiado blando para mi gusto pero con una perfecta y excéntrica apariencia idónea. Sensible, muy sensible y con un habla que puede sonar como un dulce río que tranquilas corrientes lleva. Existen detrás hilos y tramas que me han llevado a poseerlo, volviéndonos uno solo.

Hijo de Ren Hashida, nacido en las altas cumbres asiáticas y en una familia dedicada a la nobleza. El hermoso adonis de ojos rasgados, uno el cual muchas mujeres suspiraron con cada paso que él daba. Avanzando seguro, como un rey que convertía a las mujeres en sus súbitas. Un romántico que sin buscarlo se enamoró perdidamente de… una don nadie. Él claramente provenía de una familia acomodada, ¿cómo casarse con alguien que provenía de los suburbios de Austria?  ¡No, no! Una vagabunda, una sierva destinada a besar pies. La deshonra. ¡Lamentable!, ¡patético!, ¡trágico!... Que risa... Tal vez una tragedia shakesperiana sea mejor que esto. No escatimemos en detalles, estimados... Sólo los he dejado saborear el terreno de la compasión. ¿Que ocurrente verdad?; manupular la empatía humana para beneficios propios.

La pobre madre, gozando de tristeza desde que se separó de su único amor, regresó forzosamente a su tierra natal, su querida Viena. Llevando en el vientre a un futuro niño bastardo sin que nadie supiese de quién era en verdad. Excepto el mismo señor Hashida. ¿Qué tiene que ver esto? Muchísimo. Una tecla primordial en el asunto, igual a una octava de Do en el piano.

Normal que un hijo siguiera los pasos de su madre porque no había opción. El pequeño japonés, tan emprendedor como igual de pensante, ¡el niño quería estudiar medicina! ¿La ilusión? Hecha añicos, no tenían ni un mísero centavo y sólo vivían del dinero de los 'amos'. Pero éso no le impidió meterse escurridizamente en la biblioteca y aprender a leer. Un niño único y diferente. Las burlas acechaban por doquier. ¡Por doquier he dicho! El latido de su pequeño corazoncito se estrujaba, y las lágrimas caían por su mejilla inocente. ¡Pobrecillo!, casi me  da pena. Casi. Sin embargo, una oportunidad se abría paso, descontentos por tener un niño de más... ¿A quién querían engañar?, sólo tenían un hijo llamado Charles y era un ser muy odioso a comparación del calmo nipon. Lo inscribieron en un colegio, ubicado en la cuna de los mayordomos de Su Majestad: Inglaterra... "Bienvenidos futuros mayordomos", fue lo que cantó la señorona de gordas mejillas, la dueña de todo.

¿Y en qué momento entro yo? Ah. Que impacientes.

El joven promesa tenía un deseo: Saber quién era su padre biológico. ¿No es una dulzura? Otra cuestión es que vivía ahogado en la agonía, en la oscuridad y la depresión. De que la mano opresora de los nobles castigaran su buena integridad. Porque un alma amputada, es el peor crimen que puede existir. En mi opinión, a mi me parece mejor así. Cuanto más desgraciadas, menos oposición darán. Pero, el japonés, no deseo más que eso. Un hecho curioso, muy curioso. Y aquí debo recalcar... Yo desde antes lo seguía de cerca, ¿qué puedo decir? Imaginaos un humo negro siendo de sombra, ¿no os da impresión? ¿No?, está bien, ya os visitaré para perturbarles el sueño.

Entonces, igual a un fénomeno de la naturaleza que carga electricidad y cae como rayo que se estrella contra la tierra, fui a parar al cuerpo del primer indecente que tenía más cerca. En ése momento había tomado el cuerpo de un mero mercader. Sus pequeños ojitos rasgados se abrieron de par en par cuando le ofrecí gratis las verduras, allá, en la mañana de un cálido día de marzo. No había cometido pecado alguno, ni existió maldad en sus huesos. Un inocente puro que tenía una última voluntad. Creedme cuando digo que tengo manía con los cultos, los vengativos y los inocentes, se me son irresistibles, como un buen baño tibio que aplaca tus pensamientos y te deja en trance.

Al final, cuando todo comenzaba a aclararse... Mi querida presa, sin pensarlo demasiado en detalles, aceptó ser un peón de sacrificio, ¡frente a mis narices! La bruja no necesitó convecerlo de mucho, ya que necesitaba invocar un demonio y ella, usó a su propio mayordomo. Un primor de persona. Que manchará el alma del hombre se hubiera vuelto un desperdicio, por lo que tomé su cuerpo, sin negar el ritual; sin negar el recipiente ofrecido. Al día siguiente, cómo si nada hubiera pasado ya estaba bajo el ala de su ama. Jamás dije mi nombre real. ¿Para qué? Ella quería mis servicios, no mi estrecha relación de amistad. Ignorante del gran depredador que mantiene a sus pies, de la magnitud de mis cualidades, tan sólo puedo hacerle creer que soy un demonio cualquiera...

Ja ja ja.

Y éste capítulo culmina un libro. Dando paso otro nuevo tomo, porque el fin da hincapié a un nuevo comienzo en páginas en blanco, que de a poco van siendo escritas en tinta carmesí... Pleasures remain, so does the pain.

   
Habilidades

General:
1. Básicamente, destrezas y agilidades que superan al humano en sí en ciertas cuestiones sencillas: sea en reflejos, aprendizaje, degustar, ver y oir; Así se entiende que no es un mero mortal si no, un demonio que se beneficia de sus desarolladas habilidades cuando es urgentemente necesario. De fuerza superior y agudos sentidos, podrá captar el mundo de una forma distinta, algo que podría compartir con los demás seres sobrenaturales existentes.
2. Telequinesis. Un poder de poco cuidado a la hora de usarlo e igual de catastrófico si un ser insano llegará a tenerlo consigo. Se sobreentiende que consiste en el movimiento de objetos sin necesidad de acciones físicas de por medio, y gracias a una mente privilegiada podría afectar a la materia que le rodea mediante la psiquis. Cuanta más poderosa es la mente, más peso podrá levantar, así se le adjudica a éste lord demonio, tales dones.
3.  Estasis temporal. Una habilidad automática que se presenta a la hora de realizar contratos con el presunto contratista. Al parecer tiene la influencia de congelar a todo ser vivo que se enfoque en la zona donde el pacto se realizará. Con práctica y desarrollo, Tastuya muy pocas veces lo utiliza en ocasiones fuera de ése ámbito en un afán de escabullirse sin que nadie se percate a dónde va (o huir de una batalla absurda en que no merece la pena alzar el puño).
4. El poder cambiar sus ojos blancos a placer o quizás, por cuestiones de tener sus poderes activos y/o en proceso.  
5. Piroquinesis. Cabe detallar que la piroquinesis no crea fuego pero sí puede controlarlo mediante la mente, modelando la forma que desee como: calor, intensidad y tamaño. Pero, en ésta época donde las velas aún sirven de iluminación es como, ¿tener tendencias pirómanas en cada oportunidad?
6. Lectura de mentes. Invadir la intimidad no es uno de sus fuertes, ¿pero qué se puede hacer cuando mantienes éste poder a tu favor? Nada. No se puede hacer nada. Es un demonio y como tal a veces olvida que puede leer mentes y escarbar pensamientos, ¿qué gracia tendría la vida si lo usa? Tedioso es descubrir estupideces apenas escuchar un momento, por lo que se reserva éste poder a mentes más cultivadas.
7. El poder infiltrarse en un mortal y adueñarse completamente de él a su antojo para poder establecerse en el mundo terrenal estando vivo o muerto (mientras que el recipiente aún éste escasamente consciente).
8. Contar con la posibilidad de hacer pactos con cualquier ente que desee pedir un deseo de cualquier índole. Desde conocimiento y virtuosismo, hasta la venganza con cualquier método ilícito. Siempre a cambio de su alma. Aunque a veces, Tatsuya, pide precisamente el sacrificio de un bebé recién nacido (o un niño) por ser un alma: fresca, inocente y joven. Por otra parte, entre él y el contratista mantienen una marca de pacto a la hora de tener que dar la mano para cerrar el negocio. Es una pequeña firma personal que se mantiene oculta en alguna parte del cuerpo, o más bien decir, una marca diabólica de la cual consta de un pentagrama.

Demonio de la destrucción:
Enseña el manejo de las armas; siembra el odio, el espanto y la ruina; hace ruido en las casas; es el padre de las venganzas. Revuelve las aguas de mar; desencadena los vientos y tempestades; hace caer granizo y rayos adonde le place, etc,. etc.

Debilidades:
1. El exorcismo.
2. El agua bendita. Le corta.
3. La sal de roca.
4. Los pentagramas perfectamente hechos, esto provoca que quedé atrapado en él.

       


Última edición por Tatsuya Hashida el Jue 1 Ene - 20:16, editado 7 veces
avatar

Personaje no jugador
Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 04/12/2014
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tatsuya Hashida.

Mensaje por Josephine Boucher el Vie 5 Dic - 16:28

Administración
***

Postea una vez que finalices la ficha (:

avatar

Personaje no jugador
Mensajes : 541
Fecha de inscripción : 03/10/2012
Datos importantes : [FICHA]
[RELACIONES] [DIARIO]
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tatsuya Hashida.

Mensaje por Tatsuya Hashida el Jue 1 Ene - 20:17

Ficha terminada, lamento mucho la demora. Demasiados percances (?)
avatar

Personaje no jugador
Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 04/12/2014
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tatsuya Hashida.

Mensaje por Evan Murdock el Vie 2 Ene - 16:54

Ficha Aceptada
¡BIENVENIDO!

ACLARACIÓN:  Tatsuya, puede adueñarse del cuerpo de un mortal, bruja/hechicero, ángel caído o licántropo, SIEMPRE bajo el consentimiento del usuario que lo maneje, previo hablado y pactado por mp.
***
¡Puedes proseguir con los registros!
avatar

Personaje no jugador
Mensajes : 676
Fecha de inscripción : 15/05/2011
Datos importantes : FICHA // RELACIONES
BAÚL
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tatsuya Hashida.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.