Marie-Anne Tonnelier

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Marie-Anne Tonnelier

Mensaje por Marie-Anne Tonnelier el Miér 10 Dic - 13:37



Mortal ❧ Estudiante / Institutriz ❧ Burguesía
Marie-Anne Tonnelier, 24, París

Personalidad

Si se puede definir a Annie a través de un solo concepto es el de “Adelantada a su tiempo”. La sociedad y la época que le ha tocado vivir le hacen sentirse continuamente insatisfecha, en una búsqueda incansable del reconocimiento y la valoración que, de hecho, sabe que merece. Su inteligencia es considerablemente superior a la media, pero nació en el cuerpo equivocado, y eso la ha obligado a vivir contracorriente, reafirmándose en una posición que la sociedad considera antinatural. Es realmente brillante y se vuelca en su trabajo hasta lo enfermizo. Es meticulosa y detallista. Sostiene que una persona completa es aquella que se ha cultivado en todos los ámbitos de la vida.

Tiene el férreo convencimiento de que cada hombre debe cultivarse y entrenarse para la misión que desempeñará a lo largo de su vida y que cada habilidad o talento debe potenciarse. Cualquier persona válida debe ser aprovechada, sin hacer diferencia entre hombres y mujeres. Una mujer que sobresale es tan apta como cualquier varón aunque, por desgracia, ha sufrido en sus propias carnes el verse despreciada y superada por varones que no valían ni la mitad que ella.

Es fuerte, enérgica, segura y decidida. Independiente y autosuficiente. Es dura como la roca y realmente apasionada. Tiene un fuerte carácter que aflora con cierta facilidad. Es orgullosa y testaruda, y además bastante impulsiva. A pesar de su máscara de mujer dura, es una mujer sensible a la que le afecta en exceso lo que ocurre a su alrededor, pero suele ocultarlo por miedo a demostrar fragilidad. Es humilde y sencilla, y tiene un fuerte sentido del honor y del deber. Posee una impropia inquietud política y apasionadas inquietudes sociales.

Odia estar ociosa y le aburre sobremanera la calma y la rutina. Es simpática, espontánea y extrovertida, poseedora de un espíritu transgresor y rompedor que la hacen estar más de lo conveniente en el centro de las miradas, cuchicheos y rumores. Parece disfrutar provocando y escandalizando a su alrededor, haciendo gala de una libertad y una independencia muy poco apropiada para una mujer de su época y de unas actitudes y comportamientos más propios de un varón que de una dama.

A pesar de haber sido acogida por sus tías,  se ha criado rodeada de varones. primero fueron sus hermanos y, después, sus primos y compañeros de escuela. Ha desarrollado una personalidad y un carácter ligeramente masculinos que se manifiesta no sólo en sus aficiones, también en sus gestos, su forma de hablar e incluso el modo en que tiene de vestirse o de peinarse. Su poca tendencia a buscar amistades femeninas o a compartir las actividades propias de su sexo, junto con el modo en que siempre ha conseguido espantar los pretendientes que sus tías le han proporcionado, le han creado fama de “safista.”

Por las noches, frecuenta con sus primos y un grupo de amigos cercanos algunas tabernas o centros de reunión donde se tratan temas políticos y sociales en airadas tertulias. Siempre acude a las reuniones vestida completamente de varón, con ropa de alguno de sus primos.

Historia


Nació en París el 14 de abril de 1849. Su padre, Jacques Tonnelier, era un abogado financiero y su madre, Gabrielle, es costurera. Es la menor de cinco hermanos varones. Desde pequeña resultó ser una chiquilla revoltosa, curiosa e inquieta que devoraba libros con avidez y no dejaba de hacer preguntas a sus hermanos y a sus padres.

Su padre murió de neumonía cuando ella tenía nueve años y su madre, que siempre fue una mujer frágil. enfermó de los nervios poco después, lo que obligó a internarla en una casa de reposo en la que aún continúa. Sus tías paternas, que dirigían una escuela para caballeros al noroeste de París, la invitaron a vivir con ellas y con sus primos y a educarse con ellos. En la escuela enseguida se dio a conocer entre el personal por ser una niña fiera, con una personalidad y un carácter difícil, en parte endurecido por la temprana muerte de su padre, con el que estaba muy unida.

Creció muy unida a sus primos, con los que forjó una sólida amistad y un círculo de amistades común. Ellos la introdujeron en la ciencia y las matemáticas. Educada como la única mujer en una escuela de caballeros, Annie compartían las aficiones e intereses de sus compañeros, tales como el tiro con arco, el esgrima o la caza, lo cual puso en alerta a sus tías, que consideraban poco apropiado que la niña dedicara tanto tiempo a actividades tan masculinas.

A los diez años ya había leído a Cicerón y estudiado matemáticas y metafísica; a los doce hablaba inglés, italiano y alemán, y traducía textos del latín y el griego de autores como Aristóteles y Virgilio. Además, sus tías la obligaron a asistir a clases de costura, pintura, danza y canto como condición a seguir en la escuela. A pesar de no poseer demasiado talento en esos menesteres, ella trató de esforzarse al máximo por complacerlas y poder seguir su formación. Al parecer lo consiguió con éxito suficiente.

A los diecisiete pasó los exámenes de la Universidad de París, pero no le dejaron seguir estudiando por ser mujer. Comenzó a trabajar como institutriz a domicilio en las casas de familias acomodadas, enseñando ciencias y matemáticas. Además, empezó a escribir artículos en una gaceta clandestina de tintes revolucionarios bajo el seudónimo masculino “Nicholas LePrince” en honor al filósofo político Nicolás Maquiavelo y su archiconocido tratado político.

Más tarde a los veintiún años decidió continuar estudiando. Desafiando la división sexual del trabajo, Marie-Anne estaba convencida a continuar con su vocación científica. Con la ayuda económica de sus tías finalmente ha conseguido que la admitan en la Universidad de París IV Paris-Sorbonne, en los estudios de filosofía natural (Física) y matemáticas. Ahora tiene que lidiar con los prejuicios de los profesores y sus compañeros, además de continuar con sus actividades políticas.

Continúa dando clases a domicilio con el fin de poder descargar en parte la carga económica que está resultando para sus tías.

~ Aspecto ~

Annie no cumple ninguno de los cánones de belleza de la época. Es una mujer alta, con las caderas y hombros más anchos de lo que se considera armónico dentro de la delicada figura femenina, y curvas pronunciadas y generosas. Tiene rasgos duros y ligeramente masculinos. Labios gruesos y carnosos, ojos grandes, redondos y oscuros, cabello largo y ondulado, también oscuro, y la piel menos pálida de lo que debería, pero nunca ha permitido que traten de aclararla.

Aún así, Annie resulta atractiva en cierto modo, tal vez en la fuerza que se percibe en sus gestos y facciones. O tal vez por su atípica personalidad. Aunque, por supuesto, este “encanto” solo es capaz de apreciarlo un reducido número de personas que no se rigen por las convenciones sociales.

Suele vestir con ropa que ella misma diseña y confeccionan sus tías, y que posee cierto corte masculino. Evita llevar polisón o vestidos armados tanto como le sea posible: Vestidos con chaquetas similares a las de un traje de varón, incluso los mismos tipos de telas. Sombreros, corbatas, y el pelo siempre recogido en la nuca de modo que disimule lo máximo posible su longitud. No usa joyas de ningún tipo, salvo tal vez algún broche sobrio en la solapa. Tampoco utiliza prendedores en el cabello, como si en todo momento tratase de ocultar su propio sexo.

Personaje no jugador
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 10/12/2014
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marie-Anne Tonnelier

Mensaje por Evan Murdock el Miér 10 Dic - 14:16

Ficha Aceptada
¡BIENVENIDA!

¡Instruye, mujer!  
***
Puedes proseguir con los registros

Personaje no jugador
Mensajes : 676
Fecha de inscripción : 15/05/2011
Datos importantes : FICHA // RELACIONES
BAÚL
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.